+34 91 636 63 00 [email protected]
1 al 7 de junio

La ciudad

Esta pandemia tiene sus orígenes en las ciudades, donde la trayectoria del virus se extendió de las ciudades al campo. Las ciudades densamente pobladas han demostrado ser las más vulnerables y propicias para tal propagación viral.

Los pobres urbanos están soportando la peor parte de la crisis, quedando sin empleos e ingresos y enfrentando hambre.

En ciudades globales, que son diversas y cosmopolitas el problema se agrava. Se ha informado que las ciudades que tienden a ser las más contaminadas también serán las más afectadas. Otra razón para el cuidado del medio ambiente en entornos urbanos.

Hemos destacado la importancia de las misiones urbanas en las ciudades en el siglo XXI a medida que las ciudades han brotado en todo el mundo en las últimas tres décadas. 

Los mayores grupos de personas no alcanzadas están en las ciudades. Y se encuentran entre los territorios urbanos.

A medida que los países impusieron el cierre de fronteras, las personas que viven en territorios urbanos están soportando la peor parte de la crisis, ya que se quedan sin empleos e ingresos, y aquellos que viven en barrios marginales urbanos se enfrentan al hambre sin medios para buscar alimentos en las calles.

Oramos para que Dios despierte en nosotros un mayor deseo en la búsqueda de estrategias para  proporcionar, trabajo, refugio y comida, y  junto con estos, el Evangelio del amor y la vida.


8 al 14 de junio

La Iglesia

Es interesante que las primeras preocupaciones dé la comunidad de la iglesia incluyeron el posible cierre de los programas de las mismas, ya sea los servicios de adoración o las reuniones de compañerismo.

Después de que se suspendieron los servicios en vivo, la energía de la Iglesia se canalizó inicialmente hacia la transmisión de servicios en vivo en medio de bancos vacíos y la producción de sermones que se distribuirán electrónicamente a los miembros de la iglesia para su consumo semanal.

De repente, la iglesia se convirtió en un ministerio cristiano de transmisión o medios que compite por audiencias en línea. Muchas iglesias valientes respondieron al grito de la comunidad por albergar a las personas sin hogar o servir a través de servicios de entrega de alimentos.

Por lo tanto, esta pandemia desafía a la Iglesia a examinar su razón de ser, a preguntar qué significa ser una iglesia y cómo dar testimonio del mensaje del Evangelio como el sacerdocio real de Dios, una nación santa y el propio pueblo de Dios a quien ha llamado.

Los cristianos no pueden vivir solo para programas y actividades de la iglesia en un gueto religioso. Debemos comprender los tiempos en que vivimos dentro de la historia y lidiar con nuestra misión en este medio divino.

Oremos para amar a nuestros vecinos y servir a nuestra comunidad en un entorno urbano donde el perfil social es diverso, estratificado y complicado. Especialmente en momentos en que la pandemia, la pobreza, el hambre, el miedo y la ansiedad están en su apogeo y las posibles crisis económicas y políticas se ciernen sobre el horizonte.

Oremos para que seamos capaces de dar respuestas radicales y cambios rápidos en la forma en que nos comportamos, nos relacionamos y pensamos para dar respuesta la pregunta existencial: ¿Cómo deberíamos vivir en estos tiempos?

Oremos para que la Iglesia vaya mas allá de la religiosidad institucionalizada  de las cuatro paredes de los edificios para extenderse a la comunidad en la santidad social. En oración, la Iglesia no se limita a simplemente evangelizar almas en estos tiempos de crisis, sino que va más allá para proporcionar un ministerio práctico.

Cuando la Iglesia se involucra en la comunidad a nivel de la calle, entonces podemos convertirnos en la Iglesia en el mundo.

 

15 al 21 de junio

Espiritualidad Cristiana

Como se impide que el colectivo de la Iglesia se reúna en masa para proclamar nuestra fe, es una oportunidad para que los cristianos examinemos nuestra propia espiritualidad, especialmente en un modo de «quedarse en casa».

Es un buen momento para evaluar nuestro cultivo espiritual, o la falta de él, ya sea individualmente o como familia, o como grupo celular o equipo ministerial. Las formas en que nos relacionamos dentro y fuera de la familia pueden ser un indicador de nuestra espiritualidad. Somos más que una familia, un grupo social o un equipo de trabajo.

Nuestra espiritualidad debe fluir de nuestra oración privada y meditación bíblica hacia el testimonio comunitario y la acción social.

Nuestra espiritualidad debe provenir de nuestro llamado como la Nueva Creación de Dios, la visión y los valores de la humanidad que se nos revelan en Cristo. Somos un pueblo llamado a «practicar la resurrección». Por lo tanto, debemos estar arraigados en la fe, la esperanza y el amor como una comunidad escatológica, como peregrinos y extranjeros viviendo nuestro testimonio.

Necesitamos fortaleza para amar y tener paz para enfrentar el dolor y las dificultades, y resistencia en el sufrimiento e incluso la muerte.

En otras palabras, nuestra espiritualidad debe fluir de nuestra oración privada y meditación bíblica hacia el testimonio comunitario y la acción social, donde la enseñanza de Cristo de amar a nuestro prójimo, como lo hizo el buen samaritano, debe convertirse en nuestro espíritu.

Los actos de preocupación social y compasión son evidencia de un gran espíritu religioso y los cristianos debemos demostrar el amor y la compasión cristiana que se derivan de nuestra espiritualidad.

En estos tiempos de pandemia, es una oportunidad para que los cristianos se identifiquen y oremos por los afectados por la enfermedad. También es una oportunidad para que practiquemos el cuidado de los afectados a través de actos prácticos de generosidad, ayuda y servicio de diferentes maneras.

Hagamos una demostración más fuerte de que la Palabra se hace carne en el mundo, persistiendo y siendo mucho más que un programa de Iglesia, demostrando en un estilo de vida con actos de servicio amoroso  como  «frutos del Espíritu» encarnados en nuestra comunidad.

 

22 al 30 de junio

La Esperanza para el futuro

Está claro que el mundo nunca volverá a ser el mismo después de COVID-19. Hemos pasado por «la sacudida de los cimientos».

Oramos para que comencemos a ver la importancia de nuestra ciudad y localidad como un campo misionero y como un campo de cosecha, y encontrar formas de involucrarla y cuidarla con todos los desafíos sociales, políticos, económicos y ambientales que se encuentran dentro.

También oremos para que como Iglesia nos demos cuenta que somos una comunidad escatológica llamada a una misión en este mundo, no limitada a organizar actividades dentro de un edificio o ubicación. Necesitamos hacer que nuestro ministerio sea práctico, responsable y relevante de manera integral.

Oramos para que nuestra espiritualidad cristiana sea cultivada y adecuada como peregrinos, señalando a las personas hacia la visión y los valores de la nueva creación en Cristo. Finalmente, oremos para que a través de esta experiencia compartida, podamos establecer contacto con la humanidad en general, para involucrar y abrazar a otros que pueden ser diferentes a nosotros.

Como buenos samaritanos, debemos atravesar y cruzar el camino peligroso y aprender a cruzar las barreras que nos impiden amar 

Como en todas las cosas, reconocemos la soberanía de Dios y su capacidad de producir algo bueno de cada situación. Que estos versículos de las Escrituras nos traigan consuelo y nos afirmen:

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones … Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra”. ​ (Salmos 46:1 y 10)






Tu contribución mensual puede transformar la humanidad

Muchos necesitan desesperadamente el mensaje de amor, esperanza y paz de la Biblia. Es reconfortante saber que podemos trabajar juntos para llevar a cabo esta misión. ¡Contamos contigo!

Únete a Una Biblia al mes

This will close in 0 seconds

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. política de cookies
Privacidad