Nuestras traducciones

Nuestras traducciones bíblicas están destinadas a distintos públicos, teniendo en cuenta su nivel de comprensión del lenguaje; y todas se han hecho desde las lenguas originales: hebreo, arameo y griego.

Anatomía de la traducción bíblica

Dios no es silencioso, sino que habla; y lo hace sumamente en la Palabra hecha carne. Pero revela su consejo a través de la palabra escrita. El cuerpo de Cristo, la Iglesia, nace, crece y se mantiene sano al alimentarse de la Palabra.

Esta es la razón por la que la Iglesia otorga tanta primacía a las Escrituras. El compromiso con el texto bíblico ha sido un factor constante —y en efecto la plataforma para el crecimiento— en la vida de las iglesias por todos los siglos.

Descargar documento Anatomía de la traducción bíblica

El arte de traducir

Uno de los cometidos fundamentales de Sociedad Bíblica es la traducción de la Biblia de manera que cualquier persona que la lea reciba el mensaje que los autores en la lengua original quisieron transmitir. Esta tarea es realizada por equipos de traductores y consultores que trabajan comprometidos en realizar una traducción fiel al texto original, «de tal modo que los lectores de hoy vivan la experiencia de los lectores de ayer».