Sabemos que la Palabra de Dios, es viva y eficaz y que discierne los pensamientos e intenciones del corazón y que solo ella es capaz de abrir nuestros ojos a la necesidad que tenemos de un Salvador y de que nuestras vidas sean radicalmente transformadas.