Los capellanes y asistentes evangélicos pudieron participar de una jornada llena de momentos entrañables al poder llevar el amor y la esperanza que tanto se necesita en los hospitales, a enfermos, familiares e inclusive al persona