2020

Carlos Rene Pop, uno de los traductores de q’eqchi’ trabajando en la cima de una montaña

Imagine tener que subir a la cima de una montaña para obtener una señal de internet lo suficientemente fuerte para hacer su trabajo. En 2020, los traductores de Q’eqchi ‘y otros traductores en Guatemala que viven en áreas remotas, tuvieron que escalar montañas para obtener una señal de Internet más fuerte con el fin de conectarse con su Asesor de Traducción Global para verificar sus traducciones. Esta consultoría generalmente se realiza de manera presencial, pero la COVID-19 la obligó a estar en línea, lo que dificultaba a los equipos sin un acceso estable a Internet.

“Hemos enfrentado muchos desafíos como equipo, incluso tener que trabajar con el consultor de manera virtual”, dice el traductor y facilitador del equipo Darío Bá Xuc, de 29 años. «Esto ha sido difícil debido al clima y a la mala señal, y hemos tenido que subir las montañas y sentarnos en una roca o lo que podamos encontrar. Pero todo este esfuerzo vale la pena porque pronto entregaremos la Palabra de Dios en nuestro idioma».

 

Dos huracanes

 

El «clima» al que se refiere Darío son dos huracanes que azotaron Alta Verapaz -el área en el centro de Guatemala donde se encuentran los traductores-, en 2020. Ambos causaron graves daños, lo que hizo más difícil de lo habitual obtener una conexión segura a Internet en un momento en el que el equipo más la necesitaba, con el COVID-19 que presionaba para hacer todo en línea. El segundo huracán, ETA, causó deslizamientos de lodo mortales, en los que murieron unas 150 personas y muchas más quedaron sin hogar.

«Agradecemos a Dios porque los traductores están seguros y no hayan perdido sus pertenencias, y que, a pesar de las adversidades del clima y la pandemia, la traducción siga desarrollándose», informa Mario Xuruc, Coordinador de Traducción Bíblica de la Sociedad Bíblica de Guatemala. En el último trimestre de 2020, la Sociedad Bíblica publicó el libro de Gálatas con notas de estudio, y miles de copias fueron distribuidas a través de las iglesias q’eqchi’ en la región.

“Este ha sido un año difícil para las comunidades q’eqchi’, pero el equipo de traducción está más comprometido que nunca a terminar la traducción para que la Palabra de Dios pueda traer esperanza y aliento”, añade Mario.

La determinación del equipo q’eqchi’ de poner las Escrituras a disposición de su comunidad en tiempos difíciles es compartida por otros traductores de la Biblia en todo el mundo.

 

El acceso a Internet es una cuestión clave

 

2020

 

Los proyectos de traducción se encontraban entre las pocas actividades de la Sociedad Bíblica en todo el mundo que, hasta cierto punto, pudieron continuar durante toda la pandemia. Aunque los traductores no pudieron trabajar juntos en una oficina por lo menos durante parte del año, la mayoría pudieron trabajar desde casa, usando el software de traducción de la Biblia en sus computadoras portátiles. Incluso aquellos con poco o ningún acceso a internet en casa fueron capaces de seguir traduciendo y ocasionalmente encontrar una conexión a internet para subir su trabajo a la versión en vivo de Paratext.

En Guyana, los traductores de Akawaio, Patamuna y Wapishana han logrado algunos avances durante el año pasado, a pesar de que no hay acceso a Internet en sus aldeas. Cuando sus comunidades entraron en confinamiento, continuaron traduciendo en casa.

 

Escasez de alimentos

 

Pero no fue fácil. Se prohibió viajar a la ciudad para comprar artículos esenciales -y sin asistencia gubernamental- la comida pronto escaseó, y los aldeanos tenían que depender de la cosecha de sus jardines. Para ayudar a los traductores, la Sociedad Bíblica de Suriname, que dirige el proyecto, envió canastos de alimentos.

Cuando las restricciones se redujeron en octubre, los traductores viajaron a Georgetown, la capital, para acceder a Internet. Cargaron su trabajo y se reunieron en línea con su asesor de traducción global. Como resultado, ambos idiomas fueron capaces de finalizar una pequeña porción -Génesis 12-15- que ha sido publicada y compartida con las comunidades para obtener comentarios.

Pero no todos los equipos de traducción han logrado este tipo de avances. La traducción de la Biblia es un proceso complejo que requiere capacitación especializada y una estrecha colaboración con académicos y comunidades locales. El COVID-19 hizo difícil o imposible que algunos equipos tuvieran acceso a estos elementos clave.

 

Consultoría de traducción y formación pasaron a ser en línea

 

“El COVID-19 ha limitado realmente algunos aspectos clave del servicio que ofrecemos a los proyectos de traducción de la Biblia”, dice Esteban Voth, Director de Facilitación de Capacidades de Traducción de SBU. “Aunque algunas consultas se pueden hacer en línea –y ya habíamos experimentado con esto antes– se requiere una conexión decente. Esto no es posible para algunos equipos de traducción que, por lo tanto, no han podido realizar el tipo de progreso al que están acostumbrados cuando el Asesor Mundial de Traducción está físicamente presente”.

El extenso programa de formación de traductores de SBU también se vio afectado. Los talleres que se habrían celebrado en persona se ofrecieron en línea, pero una gran proporción de traductores en algunas regiones no pudieron asistir debido a la mala conectividad. “Algunos han perdido la formación por completo”, señala Esteban.

 

Capacitación en Israel suspendida

 

Además, el programa de envío de traductores y oficiales de traducción para capacitación en Israel se suspendió debido al COVID-19 y ahora debido a recortes presupuestarios», añade. «Las personas que han hecho esto en el pasado realmente han madurado en su comprensión del contexto de las tierras de la Biblia, y como resultado su trabajo de traducción ha mejorado mucho».

Un avance positivo es el trabajo que SBU y el Instituto Nida de la American Bible Society han estado realizando de manera más intensiva durante el año pasado para desarrollar cursos en línea para futuros consultores de traducción. Además, se están elaborando cursos de formación en línea para traductores a nivel regional.

“Esto es algo sobre lo que seguiremos construyendo porque el uso de Internet solo va a crecer en los próximos años”, dice Esteban. «Esto no puede reemplazar completamente la capacitación presencial, pero brinda la oportunidad de obtener una cantidad decente de capacitación a un costo menor».

 

Mala salud y pérdida

 

2020

steban Xuruc Tahay perdió a su hijo a causa del COVID-19

 

Aunque se encuentran en un área remota en las selvas del este de Perú, el equipo de traducción de Matsigenka pudo acceder al menos a una formación en línea a finales de 2020, gracias a la fuerte conexión a Internet en la oficina. Las fuertes lluvias y las inundaciones a principios de año, seguidas de varios meses de cierre por el COVID-19, hicieron que ellos pasaran gran parte del año trabajando desde casa, sin poder ir a la oficina para acceder a Internet. Pero cuando las restricciones se redujeron, pudieron regresar a la oficina para consultas en línea, y también tomaron parte en un taller vía Zoom sobre el Antiguo Testamento.

Lamentablemente, el equipo ha sido golpeado por otro problema, con un miembro del equipo cayendo gravemente enfermo.

“En el último trimestre de 2020, nos hemos enfrentado no solo a los peligros de la infección por COVID-19, sino también a la fiebre del dengue”, dice Norma Sandoval, gerente de proyectos de la Sociedad Bíblica. «Una de nuestras traductoras, Sonia Jeremías, fue diagnosticada con esta última enfermedad y está siendo tratada».

 

Dos traductores fallecieron en África

 

Los equipos de traducción de otras partes del mundo también han sufrido enfermedades. Trágicamente, dos traductores murieron en África debido a una enfermedad: El Revdo. Domingos Albertino Nunes, coordinador del proyecto de traducción umbundu en Angola, y la Sra. Malisebo Qaoka del proyecto de traducción oral siPhuthi en Lesotho. Ambos equipos se sintieron desolados, pero están comprometidos a honrar a sus colegas al continuar su trabajo y proseguir hasta su finalización.

En Guatemala, Esteban Xuruc Tahay, de 51 años, que trabaja en la traducción de la primera Biblia en k’iche de Totonicapán, perdió a su hijo a causa del Coronavirus.

«He sentido mucho dolor en mi corazón que solo Dios puede llenar lentamente con su consuelo», comparte. «Además de hacer trabajo de traducción, también trabajo en otra parte, y tengo que salir de mi casa. Tengo mucho miedo de contraer el virus porque podría llevarlo de vuelta a mi familia y no tengo la fuerza para perder a otro ser querido. Pero cuando estoy traduciendo, su Palabra me conforta y me trae esperanza”.

 

Terrible pérdida

 

En la región del extremo norte de Camerún, el equipo de traducción al parkwa también ha sufrido una terrible pérdida. El año pasado, dos colegas que trabajaron junto a ellos como facilitadores de alfabetización, preparando a la comunidad para recibir las Escrituras en su idioma, fueron asesinados en dos ataques separados por el grupo islamista militante Boko Haram.

A pesar de este trauma, y en medio de la pandemia y los ataques en curso contra su aldea, el equipo hizo avances significativos en 2020. Incluso pudieron reunirse en línea con su asesor de traducción global para comprobar su trabajo.

«Este proyecto continúa avanzando normalmente debido al dinamismo y el compromiso de los traductores de parkwa», informa la Sociedad Bíblica. «En 2020, hemos pasado del 84% al 92% de avance en general».

Sin embargo, los riesgos en torno a este trabajo son «más que significativos», y la Sociedad Bíblica está haciendo planes para trasladar al equipo de traducción de su aldea a la ciudad de Maroua, donde hay más seguridad.

 

Comentarios de la comunidad restringidos

 

2020

Los revisores de la comunidad en Angola dan su opinión sobre un borrador de traducción de las Escrituras

La interacción entre los traductores de la Biblia y sus comunidades es un elemento esencial de un proyecto de traducción, ayudando a asegurar que la traducción sea comprensible para la gente común y que satisfaga sus necesidades. Esto se vio perturbado por la pandemia, con bloqueos en la mayoría de los países que dificultaban o imposibilitaban que la gente se reuniera durante gran parte del año.

En Angola, el equipo de Umbangala encontró una manera innovadora de obtener algunos comentarios de la comunidad: Utilizaron las redes sociales para involucrar a la gente con la traducción, y también para acostumbrarse la nueva y aprobada ortografía del lenguaje, que será utilizado en el Nuevo Testamento y la Biblia completa, que se publicarán en 2021 y 2025, respectivamente.

Cuando las restricciones se redujeron a finales de año, el equipo de Umbangala, así como algunos de los otros equipos de traducción de Angola, pudieron reunirse con revisores de la comunidad, haciendo un buen progreso en la comprobación de sus traducciones.

 

Largo período de separación

 

«Los revisores acogieron con satisfacción el regreso de los traductores a las pruebas después de un largo período de separación debido a la pandemia», informa la Sociedad Bíblica. Los traductores también se sintieron alentados y energizados por esta nueva conexión con las personas y las iglesias para las que están traduciendo.

El equipo de traducción de lengua de señas en Ecuador tuvo un año difícil, y varios de ellos se enfermaron con COVID-19. Afortunadamente, se recuperaron y pudieron continuar su trabajo de traducción sobre el Evangelio de Lucas. Al final del año, hicieron un corto vídeo de Navidad para su comunidad.

«Este año pedimos que Jesús nazca dentro de nuestros corazones», dicen ellos en señas, «y que vivamos de manera diferente para que nuestras vidas sean una inspiración y guía para los demás. Que Dios nos bendiga a todos, y nos acompañe y guíe todos los días del nuevo año».

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. política de cookies
Privacidad