EN LA CRUZ HAY VIDA

«Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos» Marcos 12.31

Lunes 15 de marzo de 2019
 
 
Pasaje bíblico: Marcos 12:28-34
Autor: Luis Fajardo
 
Desde la perspectiva de Jesús, no es posible amar a Dios sin amar también al prójimo. El amor a Dios tiene que llevar a amar al prójimo, y el amor del prójimo es evidencia del amor a Dios.
 
El pasaje tiene un marcado énfasis cristológico, puesto que Jesús es la mejor expresión de ese amor a Dios, quien se entrega sin reservas hasta la muerte, en obediencia a la voluntad divina para la salvación de los pecadores. Esto tiene una importante implicación práctica.
 
El amor a Dios no es algo meramente emocional, interior, sino que es también acción concreta, tangible, visible. Quien ama a Dios lo hace manifiesto en su ética de vida. En esto también Dios da ejemplo, puesto que no solo amó a su creación como un sentimiento, una emoción que se despertó dentro