Década de 1970: La iniciativa mundial de alfabetización amplía el acceso a las Escrituras

 

La década de 1970 vio uno de los esfuerzos educativos y de distribución más grandes en la historia de las Sociedades Bíblicas Unidas – uno que simultáneamente fomentaría la alfabetización y abordaría los problemas que enfrentan los recién alfabetizados.

 

Atender las necesidades de los años setenta

 

La alfabetización no era una nueva área de servicio para las Sociedades Bíblicas. Ya en la década de 1950, se habían proporcionado “ayudas a los lectores” en respuesta al aumento de la alfabetización mundial, ayudando a aquellos que eran nuevos en la lectura y en la Biblia. Atrás de este trabajo estaba el deseo de que, independientemente de los antecedentes o el nivel de alfabetización, todos pudieran beneficiarse de la lectura y la comprensión de la Escritura.

Mientras las tasas mundiales de alfabetización seguían aumentando, había una creciente preocupación por las investigaciones que indicaban que muchos nuevos lectores regresarían a un estado de analfabetismo a menos que se les proporcionaran materiales de lectura adecuados.

En la Asamblea Mundial de 1972 en Addis Abeba, se planteó la siguiente cuestión: «¿Qué leerán?» La respuesta vino a través de la iniciación del Programa de Escrituras para Nuevos Lectores – un proyecto que haría una contribución increíble al fortalecimiento de la alfabetización mundial.

 

Un libro para nuevos lectores

 

 

 

La propuesta para 12 años solicitó 75 millones de selecciones de las Escrituras dirigidas a nuevos lectores para ser distribuidas en 200 idiomas. El costo financiero fue considerable, requiriendo $63 millones de dólares (equivalente a casi $400 millones de dólares de hoy).

Las Sociedades Bíblicas rápidamente comenzaron a trabajar para desarrollar nuevos materiales de lectura que contenían porciones de las Escrituras, acompañadas de ilustraciones e información contextual para ayudar al lector a entender mejor las historias bíblicas.

La iniciativa dio fruto rápidamente: Apenas tres años después del lanzamiento del programa en Addis Abeba, se habían completado o estaban en proceso de traducción 711 selecciones para nuevos lectores. Estas selecciones abarcaron 209 idiomas en más de 50 países.

Al final de la década, la campaña había proporcionado 75 millones de Escrituras para nuevos lectores en 384 idiomas, con el apoyo de la UNESCO, gobiernos nacionales, agencias educativas y organizaciones de alfabetización.

 

Transformación de vidas a través de la alfabetización basada en la Biblia

 

50 años después, la alfabetización sigue siendo una parte integral de la misión bíblica. Las Sociedades Bíblicas continúan trabajando juntas para proporcionar materiales de alfabetización basados en la Biblia y ejecutar programas de alfabetización en conjunto con iglesias y otras organizaciones asociadas.

Cada año, estos programas ofrecen a más de 100.000 personas la oportunidad de desarrollar habilidades de alfabetización que cambian la vida, lo que a menudo abre oportunidades para una mayor educación y empleo. Lo más importante es que estas nuevas habilidades de alfabetización aseguran que la gente pueda comprometerse plenamente con la Biblia, encontrando significado en la Palabra de Dios.

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. política de cookies
Privacidad