“Nací ciega en una familia que vivía en el pueblo de Goodin en Kombissiri. Sufrí mucho durante mi niñez, debido a mi discapacidad. Mi padre me rechazaba, pensando que era inútil. Él me abandonó y dejó el pueblo para irse a vivir a Ouagadougou, la ciudad capital.

También tuve muchas dificultades debido a que mis necesidades no eran tomadas en consideración como las de los otros niños de la familia. Yo no tenía ropa que ponerme y a nadie le importaba. Todos pensaban que yo era un miembro inútil de la sociedad.

Pero un día mi tía le dijo a mi padre que regresara al pueblo a buscarme y llevarme a Ouagadougou. Ella me recibió en su casa y me ense