Las barreras sociales en la mayoría de los países del Norte de África y Oriente prohiben que se comparta el evangelio abiertamente, por eso, una de las mejores formas de alcanzar a los magrebíes no está en su propia tierra sino en los miles de inmigrantes que viven en