En Río 2016 no solo brillan los metales de las medallas olímpicas sino que también resplandece la luz del Evangelio.

Los Juegos Olímpicos son siempre un escenario idóneo para distribuir la Palabra de Dios y  las Sociedades Bíblicas alrededor del mundo han sabido aprovecharlo siempre. 

Con la c