El 16 de junio de 2012 la Sociedad Bíblica de Kenya celebró el lanzamiento de la Biblia en Kiembu-Kimbeer. Todos los asistentes entendían la trascendencia de este evento y lo vivieron con entusiasmo. Entre los asistentes se encontraba Hannah, una mujer para quien este momento era especialmente importante.


A todos nos cuesta imaginar a una persona de la edad de Hannah recorriendo a pie una gran distancia para llegar a la iglesia o para conseguir una Biblia. Sin embargo, eso es exactamente lo que hizo Hannah, una ancianita de 82 años. Ella caminó. Y no caminó simplemente unos cuentos metros, o algunas manzanas… Hannah caminó durante 6 horas. Caminó todo ese tiempo por una sola esperanza, la esperanza de que alguien quisiera aceptar un intercambio de la única moneda que tenía: unas cuentas judías.


Hannah quería intercambiar sus judías por una Biblia. Esa era su esperanza.


Fue su determinación la que le permitió conseguir su sueño: consiguió su Biblia.


La Fraternidad de las Sociedades Bíblicas Unidas tiene la determinación de seguir trabajando en la traducción de las Escrituras para que gentes de toda lengua y nación tengan la oportunidad de poner su esperanza en Jesucristo.


Ayúdanos a poner la Palabra de Dios, al alcance de todos.