“Guardo como un pequeño tesoro este Nuevo Testamento que me regalaron el 22 de julio de 1982. Lo he llevado conmigo en viajes cortos y largos, en momentos felices y quizá no tan felices, durante ya 35 años.

Cuando lo miro, pienso en la perso