Entre nuestros hermanos perseguidos tambien hay niños. En Navidad, pon esperanza en sus manos. Pon, la Biblia.