La “Ciudad de la Iglesia” es un complejo de nuevas iglesias construidas en una franja de tierra destinada a este propósito por el Gobierno, a las afueras de Doha, la capital de Qatar. Ahí, algunas  congregaciones de las distintas denominaciones cristianas ya habían alquilado espacios para aulas. La primera iglesia construida, y que abrió sus puertas en 2008, fue la católica “Nuestra señora del rosario” con una capacidad para 2700 personas sentadas. Los católicos son una sensible mayoría entre los cristianos, un 90 % de un total de 150 000 cristianos.