“Los brasileños son apasionados por el fútbol y su obsesión por este llegará al punto álgido durante estas semanas, como anfitriones de la Copa Mundial”